Este domingo, 17 de mayo, se conmemoraba el Día Mundial del Reciclaje y en nuestra anterior entrada al blog ya ofrecimos los datos de la escasa tasa de reciclaje en España, de apenas el 40% de los residuos que se generan. Aprovechando que Byproductplace tiene su sede en Almería, hoy damos un paso más allá en nuestro análisis y nos acercamos a la generación de residuos y subproductos procedentes de la agricultura y de su industria auxiliar.

Las 31.000 hectáreas de invernaderos que cultiva la provincia almeriense generan más de 30.000 toneladas anuales de residuos plásticos. La Cátedra Coexphal-Universidad de Almería publicó hace un año que la horticultura almeriense retira el 70% de sus plásticos y un 50% se revaloriza mediante técnicas para adquirir otros subproductos para uso industrial o humano. A pesar de estas aparentes buenas cifras, no deja de ser llamativo que cada año se produzcan incendios, casi de forma sistemática, en las plantas de gestión de residuos agrícolas, a la vez que las ramblas continúan siendo el destino de muchos plásticos que, en muchos casos, acaban en el mar.

Además, la agricultura intensiva almeriense genera más de un millón de toneladas de restos vegetales procedentes de los cultivos bajo plástico, de las que apenas revaloriza un tercio, a través de las plantas de tratamiento y gasificación de la provincia.

Por este motivo, la Junta de Andalucía inició hace dos años un proceso para poner en marcha una campaña de retirada de plásticos en terrenos y cauces fluviales de las principales zonas agrícolas de invernadero, localizadas en las provincias de Almería, Granada y Huelva. El objetivo, salvaguardar la salubridad y la higiene en puntos en los que se acumulan muchos de estos residuos, a través de una iniciativa conjunta de las consejerías de Agricultura y Ordenación del Territorio.

Por citar un ejemplo, uno de esos trabajos, realizados en Adra, supuso la retirada de 5.073 toneladas de residuos agrícolas: 3.235,62 toneladas de plásticos y restos de cosecha; 317,64 toneladas de restos de construcción y demolición; 703,14 toneladas de plásticos agrícolas; 117,72 toneladas de rafia y plásticos mezclados; y 165,56 toneladas de rafia, según datos de la Junta de Andalucía.

La adecuada gestión de los plásticos agrícolas se enfrenta, además, a un obstáculo desde enero de 2018, cuando el gobierno chino, principal destino de este material, prohibió importar plásticos que tengan más de un 5% de impurezas, dificultando la principal salida comercial que tenían estos restos y aumentando los costes de gestión.

A esto se une el vacío legal existente al no haberse renovado la autorización a Cicloagro, la empresa que se encargaba de este proceso, hasta el punto de que ha cesado su actividad. Y es que, según la ley estatal de residuos de 2011, corresponde únicamente al Estado la regulación de estos sistemas colectivos de gestión de residuos, como ya funcionan en el vidrio, los envases o el papel.

Por ello, creemos que Byproductplace surge en el momento preciso para hacer frente a esta delicada situación. A ello se une la creciente preocupación por la salud, la salubridad y el medio ambiente, a raíz de la crisis provocada por el coronavirus. De ahí la importancia de poner en marcha sistemas circulares de gestión de residuos y subproductos, que alarguen la vida útil de estos materiales. Todo ello, con total transparencia en los precios y la trazabilidad garantizada en los procesos logísticos, para evitar cualquier asomo de especulación.

A continuación os mostramos un vídeo, que se realizó desde el Ayuntamiento de Almería, donde revela la situación actual de la que hemos hablado. ¿Estamos reciclando tanto como deberíamos?

Si quieres conocer más sobre Byproductplace, pregúntanos. Te atenderemos encantados.

#ByProductPlace

#DíaMundialdelReciclaje

#GestióndeResiduos


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *